BINTA nace del amor por África y por sus colores, así como de la amistad entre dos personas estrechamente ligadas al continente. “En BINTA, apostamos por un crecimiento conjunto de las personas y las familias que trabajan en el proyecto, tanto en África como en España.  Por eso, trabajamos en una dinámica en la que se respetan los costes del trabajo, los tiempos y las necesidades familiares de todas las personas involucradas.

En BINTA el proceso de creación de cada prenda es artesanal: se eligen personalmente los tejidos, se lavan para garantizar que luego no destiñan, se cortan las telas junto con los costureros y se mandan a coser a los cuatro talleres que en este momento trabajan para el proyecto. Una vez que la prenda está en el taller, se controla cada pequeño detalle: las terminaciones, la colocación de cierres y botones y las decoraciones. Todo está cuidado con mimo para ofrecer un producto de calidad. “Este modus operandi es la esencia de BINTA porque no se trata sólo de una inversión empresarial, sino de crear cosas que nos gusten participando en la creación en equipo, junto con las personas que cosen.

Nuestra musa inspiradora es una niña que se llama BINTA (nombre típico de África Occidental) y es la protagonista de “Binta y la gran idea”, un cortometraje del director Javier Fesser, rodado en Senegal en 2004 en colaboración con el Comité Español de UNICEF. Este corto muestra algunos de los problemas a los que se enfrentan los niños y niñas en África subsahariana, a través de la mirada inocente y optimista de Binta, a la vez que transmite un mensaje positivo sobre la escolarización de los pequeños y sobre la reafirmación de valores importantes africanos.

Nuestra página es CO2neutral

y ha sido diseñada por gato_sueco_design